Propiedad no reclamada

Las instituciones financieras estadounidenses, incluida IBKR, están sujetas a los estatutos estatales, que requieren que las cuentas de clientes consideradas "abandonadas" se entreguen al estado en el que reside el cliente.  Estos estatutos buscan proteger a los clientes que hayan podido perder contacto con la institución financiera, ya que los fondos que se hayan entregado o hayan revertido en el estado serán mantenidos por este, que, a su vez, intentará contactar con el propietario o con sus herederos para devolverles los fondos.

La definición de abandono varía según cada estado, pero, generalmente, se refiere a cuentas que no hayan tenido actividad o contacto durante un período extenso; en algunos casos, tan breve como 3 años. Para minimizar la posibilidad de que una cuenta se clasifique como abandonada, IBKR intentará contactar con los clientes inactivos y pedirles que, simplemente, se conecten a su cuenta, lo que es suficiente para que la cuenta se considere activa a efectos de su situación.

Si se determina que una cuenta ha sido abandonada, IBKR remitirá el saldo al estado en el que el cliente resida, lo que podría tener como resultado que se liquiden posiciones.  En el caso de clientes que residan fuera de los EE. UU., los fondos se remitirán al estado de incorporación de IBKR, Connecticut.

Una vez los fondos hayan revertido a un estado, no pueden ser recuperados por o mediante IBKR. Los clientes, sin embargo, pueden reclamar directamente los activos al estado al que revertieron.  La mayoría de estados mantiene una página web pública que permite buscar su propiedad no reclamada e iniciar una reclamación de los activos. Además, la asociación nacional de administradores de propiedad no reclamada (National Association of Unclaimed Property Administrators) mantiene una página web que contiene enlaces a cada una de las bases de datos de los estados individuales: www.unclaimed.org.

 

Related Articles